Felipe VI, el Rey Bambú

junio 19, 2024

La historia, y en concreto la de España, siempre fue una de mis asignaturas favoritas en el colegio. Una época, la de la EGB, en la que la memoria jugaba un papel fundamental para aprobar los exámenes. Recuerdo memorizar uno a uno y de forma cronológica, todos los reyes que habían reinado en España, incluso los años y, también sus motes. 

Felipe III “El Piadoso”, Felipe IV “El Grande”, Luis I “El Amado”, Carlos IV “El Consentido”, Fernando VII “El Deseado” o José I conocido popularmente como “Pepe Botella”. A Juan Carlos I se le recordará como “El campechano” o con algún otro apodo que haga referencia a sus turbios asuntos fiscales, ya veremos. Pero, ¿qué mote se le pondrá a Felipe VI? 

Hoy se cumplen 10 años del inicio de su reinado. Nunca imaginó el entonces Príncipe Felipe que llegaría al trono tras una abdicación de su padre que siempre había dicho que moriría con la corona puesta. Pero sí, la historia es caprichosa y nos ofrece giros inesperados de guión. Un elefante, una cacería top secret, una amante rubia que presuntamente era princesa, una cadera rota y booooommmm, todo estalló por los aires a pesar del “lo siento mucho, me he equivocado y no volverá a ocurrir”

Felipe empezó su reinado con “un gran marrón”. El referendum en Cataluña y el 155 dieron la bienvenida al nuevo Rey. Y lo que siguió no fue más sencillo de gestionar. Llegó el juicio por el Caso Nóos que sentó en el banquillo de los acusados a su hermana y a su cuñado. Una sentencia demoledora para él y absolutoria para ella que aún así se quedaba sin su Ducado de Palma por orden de su hermano. El final del bipartidismo y la aparición de nuevas formaciones dieron alas y oxígeno al republicanismo del siglo XXI. Y, con el aire también llegó un virus que acabó en pandemia y paró al planeta en seco. Desafíos y retos titánicos a los que Felipe VI se ha tenido que enfrentar en sus primeros 10 años. Y los siguientes 10, no parece que vayan a ser más tranquilos. 

Dicen los que le conocen de cerca que el Rey es un hombre paciente, tranquilo, solidario y que sabe escuchar. No hay rastro de la “campechanía” de su padre. Virtudes más que necesarias no solo para un Rey de esta época sino para todos los que nos ha tocado vivir en estos tiempos en los que de un día para otro todo puede cambiar y nada es igual. Hay que ser como el bambú: flexible y muy resistente. Es la única forma de seguir manteniendo la Institución a flote.

Malik Dehouche

Licenciado en Periodismo en el Centro de Enseñanza Superior Alberta Giménez (CESAG). Pasé por IB3 Radio y por Cope Mallorca; ahora, en Mallorcadiario.com desde enero de 2023. Periodista polivalente, sobre todo apasionado de los deportes y, ahora, también de los sucesos. Disfrutando de juntar letras para contar historias. Generación del 96.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.